11.08.2011

22.Miedo de sentir.

Capitulo explicado por P.
Me acerqué a el. Le abracé. Le abracé como nunca había abrazado a nadie. Le apreté contra mi. El hacía lo mismo. Sus brazos se posaban al rededor de mi cuerpo mientras yo 
hundía la cabeza en su pecho.
Nunca había hecho eso, nunca 
había dejado que nadie me viera llorar. Pero ese día hice una excepción. Ese noche, abracé a Dylan, y lloré, como si nunca hubiera llorado, saqué del mas oscuro fondo de mi corazón, todo lo malo, dejando solo, lo mejor de mi.Estábamos en el sofá de mi casa, mi madre ya hacia rato que dormía. Lo que no sabía, era si habían pasado horas o minutos. Días, meses, años... no lo sabía.
Parecía que mis lágrimas cesaban. Me acarició cariñosamente el pelo, y me dedicó una dulce sonrrisa.
-¿Ya estas mejor?-dijo 
mirándome a los ojos.
-Si-dije mientras me volvía a acomodar en su pecho-Gracias-añadí.
-No me las des. En realidad no he hecho nada. No he sido capaz de decirte nada. Soy muy torpe para estas cosas.
-Pues me has 
ayudado. Me has ayudad más que nadie me ha ayudado nunca en mi vida.
-P, ¿alguien sabe esto? Lo de tu madre digo. 
-No. Y ya se lo que me dirás; que no es nada malo, que no me tengo que avergonzar, que lo cuente, que me libere...
-No. No te voy a decir eso. Porque eso no es lo que haría yo.
¿Que era esa sensación? Sentí que me comprendía, que sabía de lo que hablaba. Que sabía como me sentía. Y así fue, con la siguiente frase me lo demostró.
-¿Porque 
gritar le al mundo lo que sientes cuando puedes sonreir y fingir que todo este bien aunque por dentro te pudras?
Me entendía. 
Dylan me entendía. No me lo pensé dos veces. Después de todo lo que acababa de pasar, le besé. Me acerqué a el, nuestras narices se tocaron, cerramos los ojos, y nos besamos.
Decir que fue el mejor beso de mi vida, era poco. La 
manera que tenía de hacer que sus labios
rozaran los mios, la manera de mover la lengua que tenía, incluso la manera de acariciar 
suavemente mi espalda haciendo circulitos con los dedos me hacía sentir como nunca. Única, y especial. 
No pensaba, simplemente le besaba, le acariciaba y dejaba que me mordisqueara la oreja de manera cariñosa.
Lo mejor de todo, fue, que no se intentó pasar. Fue poco a poco. Haciendo bromas de vez en cuando. 
SonriendomeAcariciándomeHaciendome cosquillas.
-P, por cierto-interrumpió-¿Que hora es?
Miré el reloj. ¡No me lo podía creer! No podía ser tan tarde. El, que también lo miró.
-Casi que me tendré que ir a casa ¿no?
-Son las 6 de la mañana, si, vete a casa.
Los dos 
reímos. Me daba pena que se tuviera que ir, pero ahora que me daba cuenta, estaba agotada. Me acarició la mejilla con el reverso de la mano. Me besó por ultima vez, se levantó, y se fue. Como si nada. Dejandome allí, en el sofá, estirada, y muerta de miedo por aquello tan intenso que acababa de sentir. 

6 comentarios:

  1. espere mucho por el capitulo 22,, pero valioo la pena,, esta r liindo, ME ENCANTA... como describes cada momento ,, woooow,, espero el 23 proonto,, (:

    ResponderEliminar
  2. estoy con anonimo! crei q ya no ibais a publicar mas, pero porfavoor publicad mas a mendo q tenemos q esperar demasiadoo tiempo pero esta super el capitulo y la historya Felicidades (L) :)
    pero el consejo esq publiqeis mas a menudo
    graciass

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado!! espero que escribas pronto

    ResponderEliminar
  4. ¡Me ha encantado! Espero que escribas pronto otro. Estoy de acuerdo que ha pasado un tiempo desde que habías dejado de escribir. Mi consejo es que no dejes de escribir porque lo haces muy bien, porque has empezado con una historia que debes acabar y hay muchísima gente que lo lee! SINO MIRA LAS VISITAS! :O. Ya sabes :) Adiós:)

    ResponderEliminar
  5. me encantaaaa!! no tardes con la proxima entrega

    ResponderEliminar